Comunidad Budista Soto Zen

Imagen relacionada

El lugar

No debe ser demasiado oscura ni demasiado luminosa, ni demasiado cálida ni demasiado fría (demasiado es el origen de todas las perturbaciones).

 
La simplicidad y la limpieza deben ser protegidas. En un altar situado en el centro, se coloca una imagen de Buda, de un Bodhisatva o de un santo. De esta manera, ningún demonio ni ningún espíritu maléfico podrá perturbaros.
 
Se puede quemar incienso, encender una vela y ofrecer flores. Los Budas y Bodisatvas que preservan la enseñanza auténtica proyectarán su luz sobre ese lugar y lo protegerán. Si lo hacéis así, ese lugar, por pequeño que sea, se convertirá en un verdadero dojo, en un lugar de alta dimensión espiritual. 
 
Texto extraído de la obra “¿Qué es el Zen? Introducción práctica a la meditación Zen”, de Dokushô Villalba. Ediciones Miraguano, ISBN: 978-84-7813-286-4. Todos los derechos reservados.