CA EN FR PT
Logo 25 aniversario Luz Serena

Contacto

46356 Casas del Río
Valencia (España)
Teléfono 962 301 055
info@sotozen.es

Conocerse a sí mismo

En la base del Despertar está el conocimiento de sí mismo. Este punto es y fue el esencial de la enseñanza de muchas filosofías y religiones, si bien es verdad que esta búsqueda del conocimiento de sí mismo ha podido desembocar en el egoísmo y en el individualismo.

Hoy día, después de los descubrimientos de la psicología profunda, del psicoanálisis, la concepción del yo y del sí mismo ha evolucionado y no puede ser ceñida a un estudio objetivo racional de la conciencia, y tampoco a un análisis puramente intelectual.

 
Por otra parte, parece que el hombre no pueda vivir basándose simplemente en valores sociales, religiosos y morales exteriores a él. Actualmente necesita un afianzamiento interior, descubierto y vivido en lo mas profundo de él mismo.
 
La vida en sociedad educa al hombre según condicionamientos que le enseña a juzgar el bien y el mal según unos criterios que son más un habito adquirido que una noción realmente vivida.
 
Además hoy día, todo el mundo toma conciencia de este estado de hechos, lo cual produce uno de los factores más importantes de la incomodidad sentida por los individuos.
 
Todo esto nos conduce a una búsqueda interior más aguda y personal, y nos acerca de una manera diferente al problema:
 
¿Cuál es la naturaleza del hombre y del universo?
 
¿Qué es la vida?
 
¿Qué es la muerte?
 
Ni la ciencia, ni la religión, a través de la historia de los hombres, han aportado una respuesta satisfactoria.
 
Nosotros, en tanto que cuerpo y espíritu, somos la vida. Esta es la respuesta Zen. Ver claramente en nuestro propio espíritu. El hecho de vivir y de realizar profundamente esta unidad cuerpo-espíritu, nos hace descubrir la fuente de la vida en nosotros mismos, aquí y ahora.
 
Este sentimiento de vida es lo universal en nosotros y nosotros en lo universal, mas allá del ego y más allá de la vida y de la muerte, en la interdependencia de todas las existencias.
 
Este sentimiento de unidad universal es la base del amor que une a todo lo que vive.